ALBORINCO: ECLOSIÓN VERSUS EXPLOSIÓN

Hola una semanita más

Alborinco después de años trabajando en la construcción de un modelo de comercialización diferente, en este momento está eclosionando. Sí, lejos de ser una explosión que bien puede hacer un volcán, está eclosionando como lo hacen los cocones que dan vida al suelo, como lo hace las larvas que colonizan las eras del tiempo, como lo hacen los capullos que luego se convierten en mariposa.

Iremos por partes y despaIMG_2134cito para contarte todo lo que queremos que sepas.

Lo que pretendemos traducir es complejo de explicar y de entender, pero muy necesario.

Los agricultores de Alborinco se están empoderando. Los consumidores también deben hacerlo para así sumarse, en la medida que deseen, a esta iniciativa de cambio.

El blog, que lo aguanta todo je, será la ventana que nos informe. Que este blog no aguante cosas inútiles o demagógicas…je, es un deseo propositivo.

Amparándonos en ese principio inventado, como casi todo lo que hacemos en esta casa, vamos a contarte resumidamente el proceso con los agricultores y cómo pretendemos seguir…necesitamos tu IMG_2126mano.

Después de, va para trece años, trabajando a destajo en la puesta en marcha de esta iniciativa, donde hemos querido funcionar sin sostenernos en cuotas de socios ni en subvenciones, llegó el día en el que tuvimos que hacer un parón. Esto ocurrió hace escasamente tres meses.

¿Por qué?, porque la dinámica nos estaba llevando por derroteros que nos alejaban de nuestro espíritu. ¿Cuál era nuestro objetivo de partida?, aportar un granito de arena a una transformación social donde agricultores y consumidores estuvieran unidos. Partíamos de la defensa del suelo agrícola y de la necesidad de llevar alimentos sanos a todos los hogares.

Siempre nos hemos saltado aquellas leyes que marca el mercado que nos parecen ilógicas e injustas. Empezamos desde la soledad que el tiempo fue construyendo en una dinámica de compra venta a los productores que, cada vez tenían más simpatía con Alborinco y sus formas.

Con la experiencia propia de la relación, nos fuimos haciendo amigos y amigas. Sin embargo esta misma dinámica,  propia relación y la actitud seguidista, nos estaba colocando cada vez más en un simple lugar de venta fruta y verdura, eso sí, ¡¡con un buen rollo que te cambas!!.

Nos estábamos viendo casi obligadas a competir y a entrar en el sistema al que no queríamos parecernos y por el que habíamos nacido.

Nos agarramos los calzones, nos “arremangamos” e hicimos el parón. Hicimos la pregunta a los agricultores de si queríamos sólo comprar y vender o queríamos trabajar en la transformación para mejorar lo que nos rodea.

La respuesta fue que querían trabajar en la transformación porque ese era el motivo por el que estaban en este tipo de agricultura.

Una vez aclarado esto, empezamos a decidir entre todos y todas el cómo.

Se empezó considerando que la organización de la planificación de los cultivos, programada por el grupo era de máxima importancia.

En este punto hay que destacar la humanidad del colectivo, donde en asamblea decidieron que agricultores profesionales y no profesionales debían planificar juntos. La exclusión está fuera de de sus planteamientos.

Algo que destacaron los agricultores es la importancia de que el grupo que empieza a tener pinceladas de movimiento, se nutra con consumidores también.

Como ves, por un lado los agricultores dan un paso importante pasando de estar en la parte organizativa de la venta sin capacidad para tomar decisión de organziación por falta de visión de conjunto a sentir la necesidad de la visión de conjunto y la toma de decisiones de manera colectiva y sin discriminación.

Por otro, los consumidores que actualmente están en la parte activa y necesaria de la retirada del producto y la toma de conciencia de lo que consumen, con los que se pretende dar también un paso importante en la visión del conjunto.

Desde los consumidores y agricultores queremos trabajar en la posibilidad de poder asumir las propuestas dirigidas a un nuevo modelo social aplicando principios de ser más felices con menos, es decir, que los cambios no vengan de choques frontales sino de pequeños gestos sutiles.

En eso estamos, y es por ello mantenemos reuniones con los agricultores donde estamos construyendo la parte productiva y de grupo y con los consumiodres damos una charla cada semana abriendo debate para enriquecer el proceso.

Deseamos escuchar tus propuestas para obtener respuestas adecuadas a las necesidades de este incipiente movimiento.

Y seguimos a otro tema que nos ocupa, y mucho. La recuperación de un sector olvidado hasta decir basta. Gran Canaria, un lugar que ha sido sitio de producción ceralística de cierta importancia, hoy en día deja ver sólo a unos pocos románticos salpicados en el territorio con las infraestructuras y la tecnología de aquel momento para la trilla, en desuso total.

Las eras quedan como elemento etnográfico que forma parte del paisaje, fotografías de riguroso cumplimiento de los senderistas.

Afortunadamente, en islas como Lanzarote o Fuerteventura, aún se conserva la tradición. Quedan algunos agricultores apostando por la lenteja, el garbanzo, la judía y el chícharo.IMG_6223

De esto te queremos hablar, del chícharo y su pequeña historia dulce-amarga.

El chícharo es una legumbre que ha dado alegría en canarias y disgustos fuera de ellas.

Fíjate tú como puede ser el desconocimiento popular. En zonas como Extremadura, Castilla León o Andalucía , el chícharo se conoce como almorta. En estos lugares se usaba fundamentalmente como harina. No es el caso de Canarias. La harina al estar cruda tiene una sustancia que contiene sustancias neurotóxicas, -sobre todo alcaloides- que dañan el sistema nervioso.

Esto provocaba latirismo en las personas que consumían en gran cantidad este producto en forma de harina, cosa que ocurrió en la época de la escasez de alimentos despué de la Guerra Civil Española.

Sin embargo en Canarias se comía en grano, siempre guisado y muy bien remojado. Los viejos siempre decían que el chícharo, como todos los granos, hay que remojarlos muy bien y guisarlos muy bien.

Nuerso antepasados sabían…la sabiduría popular es para prestarle atención.

Dicho esto pasamos a que el chícharo está desapareciendo de nuestra comunidad sencillamente porque es una legumbre desconocida.

d5321155-9a8c-4b26-ade4-eb2ef3eaba82Venimos de la escuela que dice cambia el mundo comiendo. Te proponemos que hagas la revolución en la cocina. Ven a conocer el chícharo, ven a degustarlo, ven a impregnarte de él. Incorpóralo en tu dieta con la misma naturalidad que incorporas otro alimento. Sólo con ese gesto estarás favoreciendo que el chícharo siga entre nosotras por los siglos de los siglos.

El día 14 de Agosto, a las 19,00 horas en el local de Alborinco haremos una degustación de chícharos con una obra de teatro a cargo de Mónica Lleó. El título viene al pelo. Esto es Difiriente, escrita por Donina Romero.

Y ahora pasamos a un tema que nos ha provocado profunda tristeza.

Esta semana las noticias han sido copadas por el incencio de La Palma. Un despiste, una mala práctica…da igual donde lo queramos enmarcar.

Se ha llevado a una persona muy querida y valorada tanto en el mundo ambiental como en el social.

Fran, Un guarda forestal que vivía con vocación y entrega en lo que hacía. Un ejemplo de coherencia.

Algunas vez has escuchado esa demoledora pregunta que dice ¿dónde estaban los ecologístas cuando..?…Fran trae esa injusta pregunta a la cabeza. Pertenecía a una época en la que los ecologistas no eran bien vistos. Con enorme coherencia en su vida se formó para trabajar en lo que más le gustaba, el medioambiente. Quiso aportar a esta sociedad necesitada de luces en el camino. Él era una de esas luces.

Mandamos ánimo a la familia mientras nos quedamos con una extraña sensación de preguntas lanzadas al aire que resuenan en los modelos conservacionistas, en la recuperación repensando la agricultura y el pastoreo, en las políticas aplicadas al territorio, las líneas de motivación para el cuidado del entorno, en los recursos y qué se entiende como tal…preguntas que parecen tener respuestas sencillas. Qué fácil sería todo si todo fuera fácil. Toda estas preguntas van obteniendo respuesta en un movimiento de base pleno de conciencia que de sentido a todo. Se trata de crear un sistema vivo que una unos apartados con otros. Se trata de ir renunciando a los comportamientos seguidistas (seguimos, seguimos, seguimos…sin pensar ni cambiar porque cambiar supone abandonar vicios y costumbres).Debemos empezar a identificar donde está el problema para poder atajarlo. Buscar culpables eximiéndonos conduce a seguir igual.

Acabamos con un tema también muy de actualidad y que nos afecta de manera directa.

Este año la fruta es muy poca. La razón es que el verano se prolongó hasta bien entrado el invierno y el invierno se colocó en la primavera. Los frutales han florecido dos veces, donde una de las floraciones la perdió y de la segunda, sencillamente aguareció muy pocas.

Para que te hagas una idea, fincas de cirueleros que producían más de 1.000k, este año quedan reducidos a 50 escasamente.IMG_5120

La propuesta para resistir este embate y no vernos obligadas a traer producto de fuera es que declaremos este año “año de verdura”. Esto quiere decir que comamos fruta en las cantidades que haya y el resto lo complementamos con verdura . Por ejemplo, pepino, tomate, zanahoria, fhysalis…Sabemos que esta propuesta es arriesgada.

Es un buen tema para contrastar entre agricultores y consumidores.

Buena semana, sé feliz y cuídate mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>