Greta en Catamarán y Alborinco en Rumantela. Nos vamos pa,la cumbre

 
Nos han invitado a ir a la cumbre, ¡¡a la cumbre mundial del cambio climático!!.


Nos ha causado impresión y cierto regustillo ver que se han acordado de nosotras, sintiendo un reconocimiento al trabajo que llevamos haciendo desde hace más de tres lustros en Alborinco.

Inevitable sentirnos dignas y muy orgullosas de tener la oportunidad de  compartir un espacio de mirada mundial, o como mínimo en el pabellón de Canarias, sobre todo, teniendo en cuenta que nuestra manera de desarrollarnos ha sido fuera de los dictámenes del mercado, del márketing establecido y de los visajes encantadores de las ayudas y subvenciones u otro tipo de creencias para las nuevas emprendedurías.

Por poner un poco de humor, Greta no atiende nuestra llamada de teléfono por problemas de cobertura en altamar,  pero es probable que a ella y  a su familia no les quede tiempo para pasar a recogernos en un momentito por el Muelle del Puerto de La Luz y de Las Palmas en catamarán. ¡¡Ya nos gustaría, ya!!

Con el paso de las horas y de los días, el primer sentimiento de euforia y sorpresa ha ido cambiando. Llegan las preguntas de la conciencia dejando de lado la inocencia.

  • ¿Se justifica  el desplazamiento?
  • ¿Este encuentro mundial, no corre el riesgo de haberse convertido en un evento más de consumo?

Poniendo pies en tierra y analizando la situación con cierta frialdad, sabemos que nuestra presencia suma a la huella ecológica más que al despertar de conciencias.

20.000 visitantes y 65.000 toneladas de CO2 de impacto ambiental. Somos conscientes del peligro de seguir engrosando el  discurso hueco de cambio, aprovechado  y rentabilizado desde lo mediático.

Hemos lanzado como siempre la pregunta de si vamos o no a las personas socias. LA mayoría de los votos dicen que sí al desplazamiento, en este caso en avión, para estar en el pabellón de Canarias contando qué hacemos, y por supuesto hilando algunos aspectos más que tienen que ver con el desarrollo y la realidad de las personas consumidoras y agricultoras de Gran Canaria, visto desde nuestro calidoscopio, claro.

Por nuestra parte, que andamos con el jaleo del Mercado de Vegueta y el local de Las Huesas, tratando de abrir vías para las personas que producen, nos queda poco tiempo para convertirnos en Cristobal Colón y avanzar hasta Madrid en barco, combinado con transporte terrestre haciendo uso de un blablacar, un tren o un dedo de camino.

Nos iremos en Avión, agotando los últimos ramalazos de transición hacia un nuevo modo de encontrarnos, y dejando preguntas en la estela que se dibuja en el cielo.

¿Avión?, ¿barco?;
¿Otras formas de encontrarnos aplicando consciencia y tecnología?


A pesar de que comprendemos a la perfección que nuestra presencia  en la cumbre del cambio climático significará casi únicamente el relleno de las prisas para preparar un evento de estas características en cero coma, queremos aprovechar la oportunidad de tener nuestro minuto de gloria, sentimientos venidos del viejo mundo que está diciendo adiós mientras sigue actuando en los nuevos escenarios, necesaria transición que han padecido todos los que un día fueron vanguardia y modos de hacer incuestionables hasta que dejaron de serlo.

Para Alborinco estar en la cumbre del cambio climático significa, de partida, tener un altavoz de enorme repercusión para llegar a nuestros rinconcitos isleños, facilitándonos el camino que llevamos haciendo casi a pico y pala durante 16 años de trabajo en la propuesta de un modelo de consumo y producción más coherente y saludable.

Nos motiva la posibilidad de conocer otras iniciativas que expongan su actividad con espíritu crítico y resolutivo, y que más personas conozcan y se sumen a nuestro proyecto, además de poder expresar lo que llevamos dentro con esta experiencia a pequeña escala, reivindicando y demostrando el poder de los pequeños grupos en la puesta en marcha de un nuevo modelo que facilite la economía circular.

Nos motiva poder contar desde la vivencia, la enorme capacidad de transformación social que tienen sistemas como el de Alborinco, que precisan ser copiados desde los pequeños grupos para que se hagan cambios a escala global y tengan efecto de gran alcance.

David Holmgren confirma esta teoría en una entrevista publicada por la revista El Guernica, la cual desconocíamos antes de anunciar hace años los objetivos de Alborinco.

Entre los objetivos esta crear un sistema de crecimiento finito, que se replique y se convirtiera en un sistema transformador para la construcción de sistemas productivos adaptados, con alta capacidad de rendimiento y resolución de los problemas que hoy en día tienen difícil manejo como son los residuos o la prevención de catástrofes derivadas del abandono de la actividad agrícola y ganadera tradicional.

Desplazarnos hasta esa cumbre no nos hace perder el foco de que en Alborinco, la cumbre en la que debemos permanecer y con la que hay que trabajar y hablar desde el corazón es la de Gran canaria.

Otras cumbres originadas desde la metáfora dialéctica probablemente son cimas que cuando llegas a lo más alto, todo es bajada.
En la cumbre mundial del Cambio Climático escalan hacia la cima como mínimo dos grupos bien diferenciados:

  • El de la ciudadanía consciente, responsable y con gran capacidad de seguir despertando,  que quiere y puede hacer cambios desde la individualidad, dejando los intereses particulares más relacionados con lo material anulados, frente a la visión de la necesidad de cambio. Un ejemplo muy evidente es el colectivo de gente joven que pide cambios ya, representado por Greta Thunberg.

 

  • El de los poderes económicos, representados por las transnacionales  y las áreas de las políticas partidistas de cada país, que se mueven en un sistema capitalista salvaje del que no quieren desprenderse, haciendo uso del poder desde una postura de imposición y de poca escucha, dando prioridad a los intereses particulares,  sin que se lleguen a acuerdos o se incumplan bajo justificaciones que no tienen en cuenta ningún aspecto relacionado con el futuro o a preservación de los sistemas naturales o de derechos humanos.

 
 
Quizá observando las tendencias de los grupos en esta escalada, se entienda el escenario que se podrá ver en Madrid del 3 a 13 de Diciembre.

Todos los países debatiendo de lo mismo en un mismo espacio, mientras se hacen gastos económicos y ambientales de proporciones considerables.

Pero tranqui todo el mundo, que el Gobierno de España resuelve diciendo que la huella ambiental  será compensada con reducciones certificadas de emisiones que adquirirá para tal fin impulsado por bancos de desarrollo. Desde este lugar también nos quedamos pensando con cara de emoticono reflexivo. ¿Tendrá esto algo de darse golpes de pecho y seguir en la gran mentira donde nos damos permiso para contaminar mientras hacemos replantaciones?,


Como podemos ver, Este evento genera muchas controversias y sentimientos encontrados. Es por ello que  arrastra no sólo a las personas que asisten a la cumbre considerando que es el espacio para tratar de plantear los acuerdos entre países tratando de encontrar soluciones,  sino que también atrae a miles de personas que se organizan desde la contra cumbre queriendo ser escuchados a través de manis , protestas etc.

Para finalizar cojo el estribillo de fran Barajas, ¿TONCEsqué?

Tonces nos vamos a la cumbre para luego irnos pa,la  cumbre hasta llegar a la costa y seguir trabajando en lo verdadero: sacar adelante los productos de las personas agricultoras a precios justos mientras se ponen en marcha las parcelas de cultivo generando un paisaje y un tejido tanto agrícola como social, mucho más coherente y con posibilidades de permanencia.
Mucho para hacer.

Pero, nos damos el gusto de ir para la cumbre del cambio climático en rumantela a contar lo que hacemos en nuestro micromundo y lo que nos encontramos como barreras para aplicar la coherencia y el sentido común en un espacio como el que habitamos.

Las soluciones están en cada una de nosotras y en la capacidad de adaptación.

Es admirable, emocionante y esperanzador encontrar cada vez a más personas tomando consciencia real de la importancia de sus actos, cayendo en la cuenta de qué comemos, qué vestimos, qué usamos y qué desechamos.

Nos quedamos en la cumbre, pasando por las medianías y la costa, aplicando sentido común.

Te recordamos que seguimos en plena campaña de manda la las agricultor@s a la plaza, pretendiendo recaudar treinta mil euros con la colaboración de 30.000 personas. Sé una de ellas y cuéntaselo a alguien más. 

Nuestro número de cuenta es ES97 1491 0001 2330 0010 3016
puntos de recaudación

  • Local de LAs Huesas en C/ Velarde n1º 2
  • Mercado de Vegueta puesto número 42

    Te esperamos como siempre con los brazos llenos de abrazos y los besos llenos de besos. 

    Disfruta como una fruta y ayúdanos a seguir compartiendo este proyecto tan especial que ha salido de la costa para llegar a la  cumbre partiendo de la más diminuta semilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *