…HABLANDO DE TRANSGÉNICOS…

Escrito por Loli Rodríguez. La información de este artículo está sacada del artículo de la revista opcions nº 16

Los organismos transgénicos están invadiendo silenciosamente el mercado. Muchas personas oímos hablar de este tema pero no sabemos cómo reaccionar. Hay mucha incertidumbre en torno a este tema.
Los transgénicos van invadiendo nuestra mesa sin que apenas nos demos cuenta y sin que podamos posicionarnos acerca de si deseamos consumirlos o no. Nos los están colando por la puerta de atrás. Pero como decía jack el destripador, vayamos por partes:

¿qué es un alimento transgénico?:

Un alimento transgénico contiene un gen perteneciente a otra especie diferente a la portadora que ha sido insertado mediante biotecnología. Por ejemplo, podemos encontrar un millo con el gen de un salmón o de una rata. Esto se hace con el objetivo de proporcionar al ser vivo receptor la mejora de alguna condición, como por ejemplo resistencia a las heladas. Nada tiene que este proceso con la mejora genética que se ha hecho siempre desde la propia naturaleza (hibridación) y posteriormente con la mano humana donde se hace selección de los mejores individuos de una misma especie.
Los alimentos más expuestos a la industria trasgénica hasta el momento son el millo, la soja, el algodón y la colza.
La soja y el millo se destinan a piensos de animales, por lo que pasan a la cadena alimentaria en forma de leche y carne, además de estar presentes en los emulgentes y dulcificantes de la mayoría de los alimentos que encontramos en un supermercado y que son de consumo habitual.

Los trasgénicos tienen su imagen benevolente porque aparecen bajo el mensaje de que gracias a los mismos se erradicará el hambre en el planeta…sin embargo las ONGS nos siguen bombardeando con la cantidad de gente que muere de hambre. La FAO reconoce que hay suficiente alimento. El problema está en su distribución.
Otro de los argumentos es que facilitan el manejo de los cultivos porque hay menos plagas. Pero la naturaleza no es lineal y los transgénicos siguen la misma trayectoria de lo que se ha hecho a partir de la revolución verde, sumando más incertidumbre al futuro sin mejorar lo que hay. Es reconocido por todos los organismos que durante la revolución verde el uso de productos químicos para acabar con las plagas ha creado una situación de pérdida de suelo fértil, contaminación terrestre y de acuíferos, resistencia a las plagas y muchos problemas de salud, sociales y ambientales…Nos podemos remitir a lo que ocurrió con el algodón en India o con el trigo en Estados Unidos…dramáticas situaciones que no son para quedarnos de brazos cruzados en medio de la incertidumbre.
En cuanto al mundo rural, utilizar productos transgénicos significa aumentar la dependencia ya que pierden sus semillas locales y el material modificado que compran para poder cultivar no les permite sacar nuevamente semilla. Los vendedores de la semilla casualmente son los mismos que tienen la industria transgénica y los mismos que venden los agroquímicos para resolver las plagas, supuestamente.
Bajo esta filosofía se desarrolla una tendencia de homogeneización de los cultivos, perdiéndose la riqueza de la biodiversidad local, capaz de resolver en gran medida el problema de las plagas y de la fertilidad del suelo.
Además está la contaminación genética en cultivos que no tienen intención de ser transgénicos. La acción de un insecto o al efecto del viento, pueden afectar otros cultivos que sin pasar por el laboratorio terminan siendo arrasados igualmente, arruinando sobre todo a los que desean cultivar ecológico habo una certificación que así lo avala.
El tema de los transgénicos es amplio y perocupante. No es para dejarnos impasivos.

(revista opcion)

Algunas pistas para identificar transgénicos en el mercado:

Según la legislación vigente, si un ingrediente transgénico constituye al menos un 0’9% en peso (un 0’5% para algunos productos) de un producto la
Etiqueta debe indicar que dicho ingrediente está modificado genéticamente. En el caso de alimentos ecológicos la normativa no es clara, algunas interpretaciones dicen que se tienen que aplicar el mismo criterio y otras que el umbral está en el 0’1%,siempre que la contaminación sea accidental o técnicamente inevitable

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria cuenta que la dieta de muchos animales de granja europeos está basada en soja y quizás maíz transgénicos, pero los alimentos procedentes de estos animales no deben etiquetarse. Así, si queremos evitar comer carne que ha participado en la industria transgénica nos tenemos que limitar a la carne cuyo origen podamos conocer directamente.

La agricultura ecológica rechaza los transgénicos y constituye una apuesta por la salud del planeta y de los alimentos.

Podemos participar o dar apoyo a las organizaciones que trabajan para parar la proliferación de transgénicos en nuestros campos y platos.

Municipios, regiones y países se pueden declarar libres de transgénicos
(no autorizan cultivos transgénicos en su territorio). Ya lo han hecho entre otros Croacia, Gales, el País Vasco, Asturias o Rubí (Barcelona).

¿QUÉ PUEDO HACER YO?

En mayo de este año el periódico The Independent publicó una noticia sobre un estudio interno llevado en secreto por la multinacional biotecnológica estadounidense Monsanto. Ratas alimentadas con el maíz transgénico MON 863 sufrieron alteraciones en la composición de la sangre y malformaciones en los riñones. El informe se hizo público por orden de un tribunal de justicia alemán. ElMON 863 se cultiva y comercializa en Estados Unidos y Canadá desde2003 y está en fase de aprobación por la Comisión Europea.

El arroz dorado es un arroz con beta-caroteno, precursor de la vitamina A, que pretendía curar a los asiáticos de sus problemas de vista. Este arroz sirvió de bandera para demostrar lo buenos y necesarios que son los alimentos transgénicos. Lo que nadie contaba es que había que ingerir 5 kilos de arroz dorado diarios para conseguir la cantidad requerida de vitamina A. Los problemas de vista en muchos países provienen de las dietas empobrecidas por estar basadas en monocultivos, típicos de la Revolución Verde.

Si quieres más información puedes abrir estos links

https://es.scribd.com/doc/12602292/Esto-Del-Yogurt-Es-La-Leche-Revista-Opcions

https://html.rincondelvago.com/alimentos-transgenicos_8.html

https://www.ecologistasenaccion.org/article3178.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>