Imaginemos, no cuesta dinero

 

En Alborinco estamos con la sonrisa de oreja a oreja. Se siente fluir energía de alegría constante, a pesar de todo lo que se va oyendo, escuchando y recogiendo acerca de lo que ocurre en nuestro mundito, porque no somos los primeros ni los únicos que estamos en “crisis”. Pese al movimiento sísmico que nos golpea, donde quizá no hayamos estado tan desprevenidos, aunque si llenos de sorpresa, indignación y quizá hasta con cierta vergüenza por haber sido cómplices de este teatro, hay una parte que se manifiesta con la explosión de las ilusiones renovadas.

Nos lamentamos porque parece que todo ha sido una gran mentira. Los grupos que se han llegado a denominar “grupos de poderes públicos” siguen insistiendo en continuar esa gran mentira, transmitiendo el miedo y la incertidumbre. Sólo nos hablan del fondo monetario, de la bajada de intereses, de la deuda pública, de los millones que saldrán de las arcas del dinero de todos…que nos es otra cosa más que la vida de los ciudadanos y ciudadanas que han creído en el trabajo a destajo para dedicar una mínima parte de su vida al disfrute…(a veces inaugurada con infarto fulminante), pero no nos cuentan que quienes vamos a soportar toda esta ineficiencia, incompetencia y ceguera de “los poderes públicos” somos una gran masa preparada que ellos se empeñan en hacernos creer que es pre-parada. Todo mensajes que no nos dejan ver el poder que tenemos como sociedad, aunque no nos llamemos “poderes públicos”.

Llenémonos de música e imaginemos con los recurrentes pero actuales Beatles que cantaron hasta la saciedad, Imagine all the people, imaginemos que todas las personas dejan de tener miedo a ser sacadas de sus casas porque deben al banco, imaginemos que el dinero se convierte en un elemento más dentro de la vida, pero no el que da permiso a la risa, a la alegría, al amor, a la luz…imaginemos que tomamos todo lo que hemos aprendido, todo lo que la ciencia ha investigado que sea positivo para la evolución y la recuperación de la calidad de vida y la justicia, imaginemos que construimos barrios limpios que generan ciudades habitables, imaginemos que nos comemos los jardines porque agradecidos volverán a brotar, imaginemos que podemos disfrutar del tiempo libre, porque existe, sin tener que comprarlo con los servicios que pagamos para disponer de él, imaginemos que construimos una sociedad donde los niños pueden estar libres sin tener el guardaespaldas constante del adulto por miedo a…todo lo que queramos imaginar, imaginemos que construimos una sociedad sostenible por necesidad, donde el derroche sea tan alarmante como alarmante ha llegado a ser durante algunas décadas el ahorro…imaginemos…

En Alborinco está ocurriendo algo de eso… Imaginamos, soñamos y todo va surgiendo casi sin esfuerzo. Esta energía, que pertenece a todas las personas que paran por este rinconcito es tan cierta como cierta es la magia que se produce cuando confluyen todas las diosas para hacer realidad el surrealismo de la trasformación de un vegetal, tan cierta como que una cebolla se pone a unir todas sus fuerzas amalgamando el mejunje de sus tejidos vegetales, tan cierta como la explosión de vibración que se produce desde la fontanela hasta la almohadilla del dedo gordo del pie, rozando lo orgásmico, cuando palpamos la placenta de la madre tierra en nuestras manos a través de uno de sus frutos, tan cierta como que el sol se mete en nuestras lunas llenas cada día que despertamos a la vida, para introducirnos en la alegría de los alimentos que nos adulan el paladar, tan cierta como la felicidad que me sacude cada semana viendo los rostros de personas que hablan de alegrías, de la vida que va pasando delante de nuestros ojos como un derrumbamiento positivo, desempolvando muebles viejos, artilugios rotos, herencias de muertos que nos apegan a una vida que no nos pertenece…

Así, como si un hada estuviera en la alegría de la inspiración de su varita mágica, golpeando sutilmente el aire, transformando la realidad que no nos gusta en lindos sueños que permanecen en el ideario que nos mantiene con vida, así es como está penetrando este momento lleno de contradicciones y verdades en muchas almas.

Construyamos lo cimientos de otro mundo… en este planeta

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *