La bitácora y la curación.

La bitácora es una especie de columna que albergaba, junto a la rueda del timón, los instrumentos de navegaciónde los barcos (el principal: la aguja de marear),  y en cuyo interior se guardaba el cuaderno donde se relataban las incidencias de cada viaje. Dicen que Amérigo Vespucci, escribió de puño y letra en uno de sus cuadernos de bitácora, que abandonó a su suerte en una isla para que murieran, a un grupo de tripulantes enfermos incurables y desahuciados por padecer el terrible mal del escorbuto. Menuda sorpresa se llevó el marinero florentino a su regreso, varios meses después, pues no sólo los encontró, sino que los halló curados, sanos y muy bien atendidos por las nativas del lugar, entre las cuales tenían un éxito “quepaqué”. Dicen que fue el navegante el primero en referirse a aquella tierra, hasta entonces denominada  Isla de los Gigantes, como Isola di guarigione, hoy Isla de Curaçao (Isla de la Curación).

 Poco sabía o intuían entonces que la causa del terrible mal era  la carencia de Vitamina C, producida por no ingerir alimentos frescos, especialmente frutas y verduras, tan abundantes en aquella isla y que obraron de medicina natural en los pobres marineros.

Nuestra fuente por antonomasia de vitamina C, las naranjas, parece que se hacen de rogar este año junto a los aguacates, pero no hay problema, al rescate aparecen un montón de frutas y hortalizas. Aparte de lo de siempre, que no es poco, nos están llegando buenas uvas, habichuelas, las papas y los pimientos que superan en casi el doble, el contenido de la famosa vitamina a los cítricos, especialmente cuando están maduros.

Bueno, esta semana pongamos rumbo a las uvas para descargarnos la lista de los ricos productos llenos de vitamina A,B,C,D,E….K…..Y,Z que con todo el esmero cultivamos para ofrecerlos en nuestra particular bitácora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *