Mimar el paladar

Todos los martes nos llega un grupo de personas que se han aliado con la tierra y que nos trasladan la alegría de hincar las manos en la “pachamama” para sembrar o recoger los frutos. Estos frutos, a veces, son muy diferentes a los que nos han acostumbrado las estanterías de los supermercados y la televisión. Por ejemplo el calabacín. ¿Quién dice que debe ser blanco, pequeño y sin semillas en el interior?…Si nos familiarizarnos con el mundo hortícola descubrimos que hay más variedades…y lo más curioso es que descubrimos que en nuestra localidad también había un tipo de calabacín muy adaptado que fue desterrado porque consideraron que era poco comercial…¡¡esto nos indica lo que hemos ido dejando de saber!!. Descubrimos que la tierra y lo que produce es tan voluble como la plastilina, es tan poco simétrica como el agua de una fumarola, es tan personal como cada persona y cada alma. Ese motivo probablemente hace las personas que cultivamos sintamos que con lo que hacemos podemos prescindir de muchas cosas mientras mimamos el paladar y enriquecemos el espíritu.

Mimar el paladar puede parecer una frase hecha, socorrida y carente de intención verdadera. Pudiera parecer que encierra el único propósito de vender un artículo de consumo, que finalmente es una puñalada directa al bolsillo que nos deja con mariposillas que circulan entre el ruido de las tripas quejándose por el exceso de placer visual y la carencia de contenido “condumial” . Desde aquí nada más lejos de esa otra forma de mimar. Andamos lejos de promover el consumismo. Pretendemos abrir las puertas al consumo responsable, ajustado y rico, rico, rico de sabores y colores.

Para mimar el paladar debemos entregarnos a toda la experiencia del sentido del gusto. Es rozarnos en lo visual, en el tacto, en el aroma para lanzarnos de lleno en el gusto. Ponemos algún ejemplo…¡¡una cebolla tierna!! No es una cebolleta, tampoco es un cebollino y por supuesto no es una cebolla. Es una futura cebolla que se quedó a medio camino cumpliendo la función de rellenar líneas o de desalojar líneas de cultivo. Cuando se cultiva no se cultiva con el propósito de que sea cebolla tierna su final. Esta necesidad que tiene que ver con la organización de quien cultiva hace que podamos disfrutas de un sabor diferente. Mimar el paladar, sí, mimarlo sin miedo y darle variedad de sabores nos puede servir para apoderarnos de una sabiduría encerrada en eternos cofres que pueden darnos posibilidades de encuentro con la felicidad por reconciliarnos con las pequeñas cosas. Una cebolla tierna, que ni es doña cebolla ni es cebolla junior y que nos aporta un sabor más parecido a una tela sedosa, debe ser un artículo valorado y reconocido. Este ejemplo nos lleva a la propuesta de intentar salirnos de los tópicos como por ejemplo “las lechugas son productos para comer en el verano”…esta es otra gran mentira…las lechugas en nuestro entono se dan muy bien en invierno…en verano llevan mucha agua…y supongo que habrás oído que el agua no es lo que abunda en el archipiélago. En invierno es un buen acompañamiento para todos los almuerzos tomar lechuga picada. La lechuga para la cena es un buen relajante para quien padece insomnio. En un paladar mimado, atento a todo lo que se traslada con cariño sólo cabe el recibir y dejarse engatusar con cualquier cosa que venga del amor de las manos y no del sudor de la frente. Las frentes sudadas y el sufrimiento de la tierra debemos irlo desterrando en la medida que dignificamos nuestra tarea. Si una cebolla tierna, o una lechuga, o una remolacha y sigue y suma y suma y sigue… nos aporta todo el placer de albergar en su corazón la información del universo…¿cómo nos vamos a resistir a llenarnos de mimo cada semana?. Mimar el paladar es darle mimo también a nuestro corazón.

Aprovechamos para trasladar un nuevo truco que nos han soplado esta semana. Pica la lechuga ya lavada y consérvala en la nevera en un recipiente hermético. La tendrás lista para cuando la necesites. Para lavarla ponla en remojo con unas gotitas de vinagre o limón. Gana tersura y mejora su sabor.

Prueba una de sus crujientes hojas mientras se descarga el listado semanal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>