Nobel y el pimentón.

Albert Szent-Györgyi de Nagyrápolt, un médico húngaro emigrado a los Estados Unidos tras una azarosa vida a caballo entre la ciencia y la política vino a dar, unos cuantos siglos más tarde, con la explicación de la milagrosa curación de los marineros que Amérigo Vespucci había abandonado a su suerte en aquella remota Isla de la Curación, Curaçao, mencionada semanas atrás para que, enfermos del escorbuto, murieran allí y no contagiaran al resto de la tripulación el terrible mal que por otra parte, no era contagiable. La curación, sin ellos saberlo, se produjo por la ingesta de abundantes hortalizas y frutas, casi en exclusiva los únicos alimentos de los que disponían.

El doctor Szent-Györgyi, hizo pruebas con pacientes enfermos del escorbuto suministrándoles dosis de triturado seco de una hortaliza nombrada en botánica como Capsicum annuum, o sea, ¡pimentón!. Al observar la mejoría que producía, tras sesudos e intensos trabajos de investigación, en 1927 logró identificar el “ácido hexurónico” hoy conocido como la vitamina C.

Unos cuantos años más de trabajos y muchas vueltas al tema, le valieron para ser galardonado con el Premio Nobel de Medicina y Fisiología en 1937.

Historias como las de este científico se ven eclipsadas con el paso del tiempo cediendo el brillo a los protagonistas de otros descubrimientos. También el pimiento, a pesar de ser más rico que los cítricos, les ha cedido a éstos el paso y la fama, de tal forma que todos asociamos automáticamente la naranja a la milagrosa y necesaria vitamina C.

De todas formas debemos reconocer que las naranjas, las del país, que comienzan a aparecer en Alborinco son una forma muy cómoda y golosa de aprovisionarnos de esa sustancia que no elabora nuestro organismo (por eso precisamos suministrársela), muy necesaria, según diversos estudios, para potenciar nuestro sistema inmunológico y ahora que se acerca el invierno, protegernos de enfermedades.

Bueno, pues exprimamos la naranja para que se abra una lista de pedidos repleta de Vitamina C.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *