PAN PARA HOY…PAN PARA MAÑANA

Hola una semanita más.

Este fin de semana los agricultores de Alborinco nos hemos reunido para pensar y repensar sobre

1.-¿Qué quiero que sea Alborinco?IMG_2065

2.- ¿Qué estoy dispuesto a dar?

3.- ¿Qué quiero que me aporte?

Por la mañana, puntuales como el sol cuando amanece, lo primerito fue exponer qué es Alborinco, qué pretende y por donde anda.

Comimos con recetas del “traje”, recetas deliciosas que cada cual trajo para compartir. Agradable conversación mientras compartíamos mesa. Sin demora entramos a la dinámica de grupo en mesas de trabajo. Otra vez en hora…puntualísima la incorporación al trabajo.

Juan Nos dejó 30 sillas, Isabel cedió la furgoneta para trasladar la mesa grande, Turcón nos prestó el proyector y el portatil, Mirita, nuestra vecinita del alma, nos prestó su cafetera. Entre todas quitamos las estructuras de las verduras del medio y wualá…lo que es un lugar de venta se convirtió en un salón para pensar y repensar…para resumir esto hay muchos dichos y refranes. Quizá el más popular sea “si quieres puedes”…

Hay una diferencia sutil,que todos y todas manifestaron importante. Ser o parecer, je…esto se refiere a ser asociación formal o sentirnos asociación (unión) aunque no estemos en el renglón de la formalidad.IMG_2094

Existe miedo a perder lo que nos parece mágico de Alborinco, la sensación de libertad y autonomía, sin someternos a la burocracia que nos quita mucha energía.

A modo de conclusión, prevaleció la idea seguir cohesionándonos como grupo mientras vamos madurando la posibilidad de convertirnos en una asociación con todo lo que ello implica a nivel formal: No hay prisas, Alborinco tiene su propio ritmo.

Y en este sentir, esta semana hemos dado un paso al frente como grupo de agricultores. Nada más salir de la jornada surgió un tema que nos puso a prueba.

Te lo vamos a contar de manera sencilla

Cada temporada los agricultores establecen los precios de la temporada en Alborinco. Siguiendo la lógica de la justicia de precios y de respeto al trabajo de quienes producen, en asamblea se acuerda. Aunque no tengamos estatutos que así lo obliguen, los acuerdos son respetados sin lugar a discusión. Sólo el tiempo nos ha permitido instalar este criterio a base de demostrarlo y ser implacables ante las prácticas especuladoras y oportunistas.

Para darte un ejemplo claro, cuando viene un agricultor ofreciendo un producto que no tenemos pretendiendo que lo paguemos a un precio mayor, decimos no podemos pagarlo a ese precio porque los agricultores han decidido otro precio estable durante todo el año. Cuando ocurre lo contrario, que pretenden abaratarlo porque hay excedente decimos lo mismo, y lo pagamos al precio que ha dicho la asamblea.IMG_2085

Esta semana hemos tenido la oferta de zanahorias de un agricultor que vende a todas las tiendas de la isla.

No es cualquier agricultor, de ahí la importancia del tema. Es el primero que empezó a vender productos ecológicos en la isla, haciendo un trabajo impresionante y positivo en este sentido, siendo actualmente empresario de establecimientos de alimentación ecológica, mayorista y agricultor.

En Alborinco estamos a tres semanas escasas de que Rubén, el agricultor de zanahorias con el que nos hemos comprometido, empiece a sacar las suyas.

El agricultor que tiene excedente las vende a un precio mucho menor del pactado.

Ante esta situación, Alborinco se encuentra en un dilema.

  • Si las traemos pagándolas más baratas y vendiéndolas más baratas obligamos al agricultor que ha pactado un precio para todo el año, a bajar el precio de una manera considerable, haciendo que su previsión de beneficio se vea afectada además de engañado puesto que no se respeta lo pactado en asamblea.
  • Si las traemos pagándolas al mismo precio de siempre y vendiéndolas al precio de Alborinco, quedarían más caras que en otros lugares, siendo esto injusto para los consumidores que, no entienden porqué están más caras en Alborinco, prefiriendo comprar el producto en el otro establecimiento, bloqueando así la salida del producto de Rubén.IMG_6037
  • Si las traemos sólo durante las semanas que hay descubierto de zanahorias, hasta que lleguen las de Rubén, incurríamos en desacato a la asamblea además de hacer que los consumidores duden del critero a la hora de establecer precios.
  • Tomar una decisión sin consulta e información al grupo, en un momento en el que los agricultores de Alborinco desean hacer grupo desde la realidad y dado el calado del asunto, puesto que este agricultor representa además el establecimiento de venta y la venta como mayorista, nos dejaría en la permisividad de seguir consintiendo la ruptura del tejido social y agrícola, el cual queremos cambiar por considerar injusto.

 

Hicimos la consulta al grupo de agricultores.

Se generó un importante debate mediante el Wasap…

Aunque no es el medio para tomar decisiones, en este caso y dada la urgencia, nos atrevimos.

El grupo de agricultores finalmente decidió:

  • Que recogiéramos las zanahorias de este agricultor durante las semanas que teníamos descubierto en espera de las de Rubén, que se las pagáramos al precio de la asamblea que es 2,25, para venderlas a 3,10 y no a 1,75 como proponía este agricultor.
  • Que nos reuniéramos con él explicándole nuestras razones.

Así lo hicimos.

La novedad es que por primera vez en la historia de Alborinco nos sentimos unidad de opinión trascendiendo los límites de Alborinco.

La conversación que mantuvimos con este agricultor fue en estos términos:

Los agricultores de Alborinco dicen…

  • Que tendremos tus zanahorias durante dos semanas
  • que las pagamos a 2,25 y no a 1,75
  • que cuando estén las de Rubén sacaremos las suyas
  • que este tipo de prácticas rompen el tejido agrícola y destruye a las personas que producen, dejando indefensos a agricultores y consumidores porque se crean falacias basadas en un espejismo de precios, puesto que cuando no hay producto suben los precios de manera poco razonable. Esto ocurre varias veces al año.
  • Que las personas que estamos al frente de los establecimientos debemos velar por el bienestar de los agricultores y darles el lugar que les corresponde: evidenciar que son el primer eslabón de la cadena y debemos respetar su trabajo sin promover una guerra de precios.

¡¡Es un sueño hecho realidad!!…

Aunque el encuentro fue informal y sin acuerdos vinculantes, Este agricultor manifestó su simpatía con la iniciativa, ofreciéndose a colaborar con lo que fuera necesario.

 

Y pasamos a otro tema que también nos ocupa.

Mucha gente que suele venir a Alborinco está de vacaciones. Es un buen momento para que gente nueva se incorpore y pruebe.
Corre la voz, si vienes de vacaciones la isla y no pasas por Alborinco, te habrás perdido algo importante. Alborinco es mucho más que una tienda, es un latido. Cada semana, de martes a viernes lo escuchamos en el Pom-Pom que cada vez tiene un sonido más intenso y claro. Su cadencia es los martes recogiendo fruta y verdura fresca y el resto de los días ofreciendo cIMG_5117ada pedacito de finca metida en una cajita.

Uno de los agricultores expresó a Alborinco como un mercado. Cada caja de verdura es el puesto de un agricultor. Bonita forma de decirlo.

Para terminar vamos a transcribir algunas frases que escribieron los agricultores para finalizar la jornada de trabajo:

  • Para mí, Alborinco es un lugar que me hace crecer a nivel personal, que me permite sostenerme a nivel económico en la vida. Es una forma de vida.
  • Alborinco es un movimiento revolucionario amoroso, pero firme, para cambiar actitudes, consumo, formas de agricultura etc. sin ofender a nadie y sin competir con nada ni nadie.
  • Es un futuro colectivo con grandes recursos humanos e importantes recursos materiales, necesario en la isla y con ilimitadas posibilidades de dejar unA impronta social.
  • Es un espacio que alimenta el cuerpo y el espíritu
  • Alborinco = trampolín.

Pasamos al mágico rincón de Belinda. Nos toca reguapiarnos y aromatizarnos.

Apartado cosmética….y volvemos después de unas necesitadas y musicales vacaciones.

Y qué mejor que con un poco de analgésico para esas torceduras que nos hacemos con la euforia del calor, corriendo por esos prados verdes o marisqueando por los riscos, sin coger lapas ni mejillones para no esquilmar más nuestras costas. 

¿Y quién es el protagonista que nos va a dar este confort? pues el Cannabis Sativa L. Hemos escuchado mucho hablar de esta planta vulgarmente llamada marihuana. Su uso medicinal se remonta al año 2737 a.c. Hace varios años se viene hablando de ella por estudios científicos en el campo de la medicina por sus potentes propiedades, entre ellas la de ser un gran analgésico. 

Un amigo y exalumno de los talleres de cosmética en la Universidad popular de Moya, me contaba que tras un accidente grave que sufrió en el muelle de Las Palmas, trabajando en las grúas que colocan los contenedores que traen los barcos, se he quedado con dolores musculares crónicos que sólo le calmaban los parches de morfina. Reacio a este medicamento tan fuerte, se metió a investigar otro tipo de productos de origen vegetal y más naturales hasta que encontró esta planta, el cannabis, que es el único remedio que ha podido sustituir los parches.

Como con muchas otras plantas, la forma de conseguir sus principios activos son varias, desde una sencilla cocción a una tintura o extracto con base de alcohol o de aceite. Pues con esta última es con que elaboramos la crema de cannabis que tenemos en Alborinco. está indicada para dolores de artritis reumatoide, dolores de esguinces, o incluso dolores por la migraña, sin haberse comprobado que pueda actuar sobre el retroceso de estos problemas.

La crema o pomada que tenemos en Alborinco contiene: aceite de cannabis (de origen local y ecológico y macerado en aceite de oliva), aceite de almendras, manteca de cacao, cera de abejas (de producción local), agua de lavanda, extracto de árnica, extracto de caléndula y vitamina E (antioxidante y conservante).

!!!!!Buen remedio para tenerlo en nuestro botiquín!!!!

¡¡Sé feliz!!
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>