Un agropolitano en Alborinco, Jaime Izquierdo

Hola una semita más.

Esta semana tenemos tanto que contar que no sabemos cómo hacerlo sin pedirte calma, paciencia, respiración y buenas mañas. 

Te proponemos el agüita guisada, ¿te va bien de caña limón con hierba luisa?. Es muy rico darle al alma palabras que tengan aromas a despensa llena de lo suficiente. 

Proponemos llevar a la vida  la naturaleza de la calma, hagamos de la vida un disfrute en equilibrio retomando pequeñas rutinas de placer sin esperar a los quince días de vacaciones. ¿Cómo lo ves?… 

  •  Tenemos vino de Lanzarote a la venta, sin etiqueta.  Lo hacen en un pequeño lagar en Tinajo, lanzarote. Estas parras han sido tratadas con azufre fundamentalmente y una sola aplicación de un fungicida no ecológico que no precisa carnet de técnico en su compra .  Se ha fermentado con la dosis de metasulfito potásico que recomiendan. Para la conservación del embotellado no se ha puesto nada. Motivo por el que si quieres llevarte una botella debes consumirlo lo antes posible y como recomendación meterlo en nevera. Para la próxima semana pondremos una botellita para probar.
  • Si te apetece un retiro de yoga, te recomendamos el que se organiza desde Ananda Amarga el 13-15 y 15 de Mayo en Las Javerianas. Te adjuntamos el cartel. 

Las batatas que anunciamos la semana pasada han ido desfilando. Mucha gente que leyó la historia de estas chicas dIMG_5025ulzonas han venido a llevarse un pedacito de paraíso en forma de tubérculo.

Estas formas de trabajar se han quedado fuera de contexto, como se ha quedado sin contexto el burro como medio de transporte. Lo que para una personas es un modo de vida, para la gran mayoría puede ser una atracción turística. Da que pensar y cabe la pregunta de qué modelo de sociedad queremos.

Alborinco sigue conservando  rincones de locura, porque los locos románticos seguramente, son los primeros ganchos, en los que podremos agarrarnos para volver a reconstruir la comunidad basada en la soberanía alimentaria. 

Y hablando de soberanía alimentaria, hemos recibido un chutazo de Jaime Izquierdo.

Ha puesto palabras a los pensamientos atascados de Alborinco.

El martes en la tarde Alborinco fue UBUNTU: lo que es bueno para ti, es bueno para todos.

Jaime Izquierdo, cuando se pone el traje de la institución es un montón de títulos e investigaciones sobre el mundo rural. El martes en la tardecita, todos y todas éramos miradas desnudas. Nos sentimos como en casa, una familia. Nos dejamos ilusionar viendo que caminamos en otra posibilidad, por los pasillos de un sueño que se va materializando en el espacio de Alborinco.

Jaime pudo ver pequeñas pinceladas de algo que emerge, aún en pañales, pero verdadero. Entre todos y todas lo vamos consiguiendo. Es un trabajo de equipo. 

Este hombre de procedencia asturiana, que defiende el término agropolitano,  ha sido capaz de poner palabras a nuestra búsqueda, ha sido capaz de acuñar frases que nos sirven de pista para transitar y seguir conectando con el ideal que nos lleva hacia otro paradigma, curiosamente ya inventado, sólo que olvidado.

Ese paradigma es una sociedad tejida en la responsabilidad de la soberanía alimentaria, los agricultores y agricultoras vuelven a tomar su lugar, produciendo desde las hortalizas hasta el cereal, construyendo una13023312_10201776267965942_1063855464_n nueva sociedad agrícola basada en los nuevos modos de vida, aplicando las nuevas tecnologías para la gestión y eficiencia de los recursos naturales. 

La tardecita del martes se puede resumir con una imagen. Imagina una mesa larga donde se fueron colocando los platos como una congregación multicultural, con un jarrón de flores recién cogidas haciendo hogar, repleta de pequeñas muestras gastronómicas que respondían a lo que cada cual hace.

Imagina una mesa llena de conversación y sonrisas de personas que un día empezaron como agricultores y agricultoras y ahora son una peña de amigos, además.

Imagina un mapa de la isla donde cada rostro es un lugar, donde cada plato tiene ubicación en el territorio y posibilidad en cada uno de los corazones.

Si puedes imaginarlo, te haces una idea cercana de lo ocurrido. En eso se tradujo el grupo de wp llamado alborincoyjaime, creado para ese evento,que tenía como objetivo darle una visión de qué es Alborinco . 

Comprender Alborinco no es sencillo, decía uno de los agricultores en la cena del martes. Ser capaz de reunir a más de veinte personas en una mesa sin que tengan la obligación de estar ahí ni se les pague por ello, sin que se les convoque a reunión de trabajo pero tampoco a un asadero no es sencillo.

Sentar a los agricultores que siempre están en las tareas de rascar tiempo al tiempo para hacer todo lo que requiere la huerta antes de que anochezca, es harto complicado.

Deseamos haber podido dejar un mensaje aproximado de qué se cuece en Alborinco. Lejos de ser una tienda, es un espacio de experimentacion. Jaime nos decía, me recuerdan a las carretas del oeste que van abriendo agricultura ecológicacamino.

Este hombre se desplazó desde Oviedo a Canarias, para, entre otras cosas, participar en las jornadas de Soberanía alimentaria organizadas por Aider en la Granja del Cabildo.  

Nuestro campo lleva mucho tiempo enfrentándose al abandono. Las leyes conservacionistas, en muchas ocasiones se han quedado como un corsé  demasiado apretado que impiden respirar, frente a la ausencia de leyes y justicia en el sector que no motiva el cambio generacional y la transmisión de conocimientos que no están en los libros ni en las universidades.

El campo ya no abastece la ciudad del mismo territorio, sino a la industria que abastece a todo el mundo.

La industria promueve que el campo se vuelva plano y se empobrezca hasta llegar a la quiebra de los pequeños agricultores y, las leyes no están pensadas para que esto cambie. 

Date una vuelta por la isla y lo verás. Cicatrices en la tierra en forma de terrazas, bancales, espacios agrícolas en desuso, eras abandonadas, todo paisaje del pasado frente a  espacios actuales ,sepultados por el plástico que producen alimentos en su gran mayoría para la exportación.

Esa es la imagen bipolar que podemos ver en un territorio reducido como este. Pasamos de un momento a otro, sin términos medios, sin transición. Pasamos de comunidades que sostenían un tejido y una forma de vida, a espacios que pierden la vinculación con el territorio y la comunidad. 

Según datos facilitados por el ICCA, el 80-90% de los alimentos que llegan a canarias son del exterior. El 60% de la superficie de cultivo está abandonada. Del 2 al 6% es superficie de cultivo en ecológico.

Y hacemos la crítica a la institución. ¿Se Puede comenzar una jornada que enmarca la soberanía alimentaria que habla de territorios de naturaleza campesina, usos del suelo, salud, gobernanza alimentaria y distribución,  con un vídeo promocional de tres minutos que sólo pone imágenes con fondo musical de los productos de excelencia como el café de Agaete o el aceite de temisas?… No me imagino a mi madre haciendo su economía doméstica metiendo en la cesta de la compra un paquete de café de Agaete o un aceite de Temisas.  -Con un café de estos, diría- como dos días miniño. Hay que apretarse el cinturón- diría…No sé…la institución sigue tan despistada como de costumbre. 

La soberanía implica recuperar la coherencia, el sentido común no sólo del territorio, del uso sino de la actividad diaria donde el conocimiento es mucho más profundo, entrelazado y rico que un simple nombre que define una profesión. 

Hoy en día las personas que se dedican al sector agrícola profesionalmente, son empresarios que se alejan de lo que conocimos como agricultores.La comunidad campesina fue capaz de mantener un espacio durante más de 6.000 años, sin que desapareciera el terreno ni la biodiversidad. No precisaron discursos ni folletos ni departamentos de fondos europeos para ser visibilizados. En 6.000 años de historia no hizo falta rescatarlos ni hacerse preguntas de cómo volvemos a recuperar el origen de la salud en una sociedad. 

La agricultura moderna en menos de 40 años ha arrasado el suelo, el agua y el aire, y ha dilapidado enormes fortunas en subvenciones para causas que no se comprenden muy bien, ya que la dependencia del exterior es preocupante.Pasó de ser un modo de vida generador de vida a todo lo contrario, pasó de ser una comunidad de ciclo cerrado sin generación de residuos, a todo lo contrario. 

Jaime nos regaló una imagen que pone los pelos como escarpias. Un campesino cargado con un hace de millo al hombro. Nos hizo la pregunta, ¿cuántas profesiones tiene este campesino, cuantos oficios maneja?. Poco a poco le fue poniendo títulos de gestor de residuos, agente forestal, agente de desarrollo local, agente de prevención de incendios etc…A mi me invadió el terrible temor que luego él apuntó con sorna. ¡¡Que no se enteren los tecnócratas que lo mandan a hacer cursos para tener un carnet de cada cosa!!…y sí, tristemente asistimos a esta forma de hacer que  desanima a quienes quieren volver a implicarse en la tierra y en la construcción de ese tejido tan frágil y tan necesario. 

Jaime apuntó a un modelo de gestión en el que incluyó un apartado que entendimos casi sin palabras.

Hablaba de un nuevo modelo de empresa cooperativa que denominaba TAC. Cooperativa Territorial Agroecológica Campesina. Y para cerrar el ciclo, une las TAC con las TIC, tecnologías de información y Comunicación. La suma es un TIC-TAC y…¡¡wualaaa!!, empieza a funcionar la “Comunidad del Reloj”.IMG_3826

¡¡Bellísima imagen!!

Este hombre de aspecto reservado nos ha ofrecido la pasión, la sensibilidad y el conocimiento envuelto con la perseverancia y la ilusión que lo convierte en, dice él, entrista.¿Sabes lo que es ser entrista?, el que entra. Si no entras por aquí, lo haces por allí. Va buscando cualquier hendija para seguir en su empeño de hacer llegar su mensaje. 

Así va acuñando palabras con las que nos rocía refrescándonos el ánimo. A través de sus reflexiones aparece la biocracia y el biocrata, el agropolitano, las comunidades del reloj, los territorios de naturaleza campesina…En sus libros nos regala imágenes que nos permiten dejar de sentir el vértigo de volver al pasado con todas sus connotaciones. Volver a ese tipo de agricultura no es necesariamente volver a la dureza y a renuncia de oportunidades de futuro y desarrollo personal.  La propuesta es todo lo contrario.

LA propuesta es recuperar algo que nunca debió de desaparecer, incorporando la justicia necesaria para las personas agricultoras puedan vivir de su trabajo…y sí, porque en la semilla de las personas agricultoras está la cultura de un pueblo, están las raíces de la vida.

IMG_3988Gracias Jaime por regalarnos tu tiempo y aportar luz al camino. 

 

Y terminamos invitándote a que entres en el fb, que nos compartas si te apetece, para seguir inoculando algo que ya estaba inventado, el sentido común. Te recordamos que los sábados también estamos hasta las dos de la tarde.

Como siempre te damos algunas propuestas que nos llegan para que en el finde semana disfrutes del buen tiempo.

Sé feliz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>