Otra semanita más de invierno

Hola una semanita más. Como siempre, nos llenamos de alegría con la energía que desde el martes empieza a fluir por este espacio con las personas que traen los productos como ofrendas de la tierra, y las que vienen a recoger miercoes y viernes.
Esta semana empezamos a hacer un poco de fondo con el término resiliencia y adaptación. Esto es debido a que los calabacines se han visto afectados por el frío y por la humedad. Ellos, al estar cultivados sin invernadero, son muy sensibles y en menos de lo que canta un gallo se ven atacados de los nervios con oidio, podredumbres y demás enfermedades que los inhiben en su producción.
Con las habichuelas está ocurriendo algo similar porque tampoco les gusta el frío en exceso… así que con el principio de la adaptación y con el refrán de a mal tiempo buena cara, ejercemos la resiliencia con lo que tenemos, ya que a pesar de todo sigue habiendo variedad para el potajito y la ensalada.
Pero todo nos on negatividades y quedjas, dentro de lo que nos acontece climatológicamente hablando, también hay grandes alegrías. Por ejemplo,  la lluvia nos va dejando la puritísima energía para nuestro organismo através de los jaramagos que salen sin pedir permiso. Esta semna puedes empezar a comer potajito de jaramagos porque Antonio se encargrá de taerlos para acá.
También están las enormes colflores que han salido sólo conla energía de la luvia. Cuando se pones contentas crecen y crecen sin perder el contenido mazizo de su interior. Lo mismo le ocurre al brécol. ¡¡Pura energía para el cuerpo!!
Marco y Simona han traído esta semana unos platos para probar elaborados con coliflor y tallos de coliflor. Han hecho paté delicioso y salteados como guarnición.
Todos los trucos de la cocina “cocinamos con lo que hay”, los daremos en un taller próximamente. Queremos que sea demostrativo y festivo. Acabaremos probando lo elaborado con un concierto musical en directo. Ya daremos la fecha.
Para la próxima semana tendremos gofio, mantequilla de cabra casera, hamburguesas de lentejas, croquetas de espinacas, lasaña, frangollo y bollitos de naranja sin huevo, sin leche y sin levadora. Esto como cosa segura, porque luego habrán otras comidas al libre albedrío. A esto se le suma el pan de Marta que debe ser por encargo.
Para acabar damos una buena noticia. ¡¡Las zanahorias ya están al fuego… empezaremos a plantarlas en un par de semanas. Ya estamos preparando la tierra. En unas semanas también arrancaremos con un taller de semillas para ir abriendo boca hacia el taller de huerto. ¡¡empezamos la marchita!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *