Empezamos septiembre

Hola una semanita más
Esta semana vamos a despiporrarnos en contenidos… Te sugerimos que te prepares una limonada y apliques la paciencia en la lectura. La posología de este prospecto es en dosis intercaladas durante la semana, al fresquito y sin problemas en la cabeza.

Alborinco está cogiendo tino gracias a la ayuda que nos están dando personas como David Monzón, asesor fiscal, Simona, apoyo inestimable, la peña de agricultores que nos dan mucho ánimo con los cultivos que son un primor y toda la gente que viene cada semana a sonreír y llevarse desde los riquísimos calabacines hasta las espléndidas sandías, teniendo en cuenta la campaña solidaria de dignidad a Cantalupo.

En toda la trayectoria que nos acompaña hemos pasado por un proceso tanto empresarial como personal, y…¡Ya sabemos lo que vale un peine!!…sí…ya nos hemos dado de narices con la realidad..sí…pero aún así nos sigue pareciendo divertido y gratificante vivir en la magia de lo que se mueve en Alborinco. Combinación de humanidad, ética, filosofía y economía…¡¡guauu!!
¡¡Seguimos ilusionadas como el primer día y con ganas de continuar tejiendo una realidad diferente, aunque a veces no nos quede otra que vivir en medio del caos y la incoherencia, siendo partícipes de ella!!

Ya hemos hecho los cálculos gracias a David que ha estado dedicando su tiempo desinteresadamente en ayudarnos y ..no nos da miedo que nos digan que tenemos que triplicar las ventas actuales para que esta idea sea viable en el tiempo…¡¡lo vamos a conseguir!!, porque no nos sentimos solas, somos todos y todas quienes queremos un lugar diferente, quienes construimos para cambiar la realidad.

Hoy charlaba con Salvador, uno de los agricultores que deja producto en Alborinco desde hace ahora mismo casi 10 años. Es el especialista en habichuelas y calabacines entre otras cosas.
Hablábamos de las coliflores, de la planificación, de la organización y de ¡¡lo feas que vienen a veces sus coliflores y lo ricas que están luego!!
Explicando el por qué aplicó socarronería con giros de brega de luchador y más o menos esta fue la reflexión:

Ahora en verano mucha gente que no se dedica a la agricultura sino ocasionalmente, han cultivado calabacines. Entonces venden a los puntos donde yo también vendo durante todo el año. Ellos como no viven de esto rebajan los precios y desplazan mi producto. Mis ventas son menores mientras mis costes siguen siendo los mismos- decía este hombre con cuerpo de yogui y manos de agricultor- Pero llega septiembre y estas personas que estaban de vacaciones empleando su tiempo en el recreo de la parcela de ocio, vuelven a sus trabajos y dejan de suministrar…esto hace que ahora me llamen desesperados los establecimientos pidiendo mi producto, cuando he tenido que malvender durante todo el verano. Cada uno sabe o suyo y cada cual tiene sus razones para proceder de una u otra manera, pero yo necesito saber qué se me va a pedir para poder hacer mi previsión con el cultivo.

Le damos la razón y nos llenamos la boca diciéndole que Alborinco no procede de esta manera. Estamos convencidas que entrar en este juego de fluctuación y especulación hace que sigamos en el mismo modelo conocido que es el que no nos gusta, donde los precios varían dándonos susto, enriqueciendo al que negocia mientras se perjudica al productor y al consumidor.
Tú, yo y todas las pernosas que adquirimos productos de frescos debemos ir más allá y prestar atención a la formas…cuidemos a quienes sostienen de verdad el que tengamos alimentos todo el año.
Procuremos no basar el éxito en el fracaso de otros…máxime cuando es un espejismo demasiado puntual de unos meses de verano…

Y ya metidas en este trapo contaremos una anécdota que nos ocurrió esta mañana…un señor vino al local, un señor de los que se describen diciendo «es un hombre de campo».

  • ¿A cómo son los tunos? preguntó con un ojo virulo.
  • A 2,10 se le respondió.
  • ¿Y por qué tan caros ?- preguntó sombreando la sonrisa con un ladeo burlón en la boca…
  • …pues porque para cogerlos hay que levantarse muy temprano como Marco buscando a su mamá y picarse las manos mientras se barren- apuré a decirle mirándolo de frente…y como casi toda la gente que no escucha respondió:
  •  ¡¡Pues voy a coger los higos que tengo yo allá arriba que se me están cayendo al suelo!!
  • ¡¡Pues eso debe hacer!!- contesté con una sonrisa amable que no se deja intimidar

… y así es la cosa del mundo que deseamos abandonar, gente que no valora el trabajo pero sí el dinero, gente que no ama lo cercano pero sí tratan de vendértelo, a la vez que robártelo…queremos que los ojos virulos y las sonrisas con sombras de burla vayan difuminándose para dar paso a la transparencia, al valor de las cosas y al dibujo de un paisaje, sin admisión de palabras invisibles que dan un no por un sí.

Y ya pasamos a otra cosa. En este párrafo me desligo de Belinda y sin su permiso aprovecho para destacar algo que jamás decimos.
Belinda está haciendo algo que está lleno de contenido amoroso. Es la mujer que nos vuelve seres aromáticos y nos conecta con el mundo de las hadas mediante la luz de una llama. Con su alquimia conecta con nuetras diosas y dioses internos.
Nos deja sentir la libertad en medio de las fuerzas de la naturaleza que se convierten en espuma.
Hace jabones, champú en pasta, cremas para la piel y velas con la cera de abeja de la miel que nos trae Samuel.
Llevo meses oliendo a pachuli, me lo dice toda la gente a la que abrazo. Ella, desde el silencio y la sutileza ha cambiado mi metro y medio de espacio magnético, y lo hace con todas las personas que prueban sus jabones y sus cremas. No solo son los aceites esenciales de primerísima calidad que usa sino la energía de amor que transmite en lo que hace.
Los puedes encontrar en su estantería sencilla, al lado de una pared decorada con hayos, tesoros que bota la mar provinientes de barcos que quien sabe qué rumbo han cogido.
La estantería está en Alborinco, al fondo a la derecha, soportada por unos palets que separan un espacio común de un ricón mágico.
Y ahora retomo a Belinda de nuevo y seguimos con el repertorio. Esta semana estamos «sembraitas», jeje..recuerda administrar las dosis del mensaje jeje..

La campaña de Dignidad a Cantalupo ha servido para volver a poner el termómetro al equipazo de gente que nos acompaña en el convencimiento de que si queremos podemos. Entre todos hemos cambiado un poqueito el destino de Eduardo con la producción de melones. Ha pasado de tener un cultivo que iba directo a la compostera, reflejándose como pérdida desastrosa, a obtener para pagar el agua que le ha supuesto cultivar este melón que le ha salido fallido. ¡¡Gracias a todos y a todas por el esfuerzo y por creer en la creatividad de la venta!!. Esta semana, como siempre todo es susceptible de reclamación en Alborinco , excepto el melón Cantalupo!! variedad de melón que se ha quedado como aspirante por «desabrío», pero merecedor de ser tuineado con algún aderezo en ensalada, batido o espuma de melón…

La próxima semana empiezan las rutinas, el pistoletazo de salida para los colegios, el reloj implacable en su despertar y en su dormir a sus horas, el cocinar para alimentar a la prole…en previsión de este panorama andamos muy alerta para que no te falte nada de nada. Tenemos garantizada la calabaza, los plátanos, las cebollas, los calabacines que escasean en otros lugares, las mangas, los puerros, las lechugas… este septiembre no será como otros septiembres donde vamos dando bandazos con las frutas y verduras porque nos derborda la demanda, este septiembre estará cubierto, o por lo menos eso esperamos.

Ante tanta buena noticia y buen rollo tenemos una pequeña no tan buena noticia…¡¡este año no hay aguacatesss!!..no nos lo podemos creer pero es así…un invierno tan largo y tantos meses de frío ha provocado que las flores no cuajen. Esto que ocurre es un estupendo caldo de cultivo para que los precios de los aguacates se disparen. Buscaremos la forma de tener aguacates, pero si nos obligan a modificar el precio los consideraremos como un producto no ético ya que se vuelve a jugar con la coyuntura y a seguir alimentando lo que expresábamos al principio del correo. Espejismos que se traducen en pan para hoy, hambre para mañana y riqueza para unos pocos. La respuesta de -son las leyes del mercado- no nos sirve. Son las leyes del mercado precisamente las responsables de la pérdida de estabilidad en los productores y la ruptura de un tejido que gozaba de armonía y sentido.

Todavía queremos decir más cosas. Estamos ideando con Simona hacer talleres permanentes de cocina los miércoles en la mañana en el local donde hacemos los conciertos. En estos talleres puedes iniciarte en la cocina vegetariana, vegana cocinando con lo que tenemos. Los precios serán populares, y basadas en esta actividad se retomará nuevamente la idea del preregrino. Para quienes no lo conozcan, el peregrino surgió en Alborinco hace años, cuando Alborinco estaba instalado en la vivienda de Loli, en su cocina. Allí cada semana se cocinaba para la familia y siempre se hacía más cantidad de comida para quien llegaba al mediodía con fatigas y quería sentarse a la mesa. ¡¡Pues queremos volver a hacerlo pero esta vez con Simona, mujer que sabe alimentar y será quien nos nutra!!
La idea está configurándose y en pocas semanas empezaremos a probar. Si quieres quedarte a comer avisa y si quieres estar en el taller avisa también.

Después de todo el repertorio que esta semana no es poco, ya nos despedimos dejándote alguna recetita y recordándote que la playa existe, la montaña te espera y la luna quiere cruzar la vista contigo…

Nos adjudicamos la frase del padre de una amiga de una amiga: ¡¡pórtate mal y cuídate mucho!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *