Primera semana de julio

Hola una nueva semana con una luna que revienta el cielo. Estamos en medio de los sabores y olores de Alborinco y es como si tuviéramos a una abuela a nuestro lado, haciendo caldos, guisos… aportando urbanidad a la chiquillería.

Esta semana ha sido más movida en la venta pero ¡¡aún necesitamos más movida!! Muchas familias están saliendo de vacaciones.
Cuéntale a todo el mundo que si quieren probar los productos de Alborinco están en el momento ideal. Encontrarán prácticamente de todo sin hacer cola: aguacate, limón, tunos indios, tomates, lechugas, rúculas, papayo, brevas, plátanos, fresas, batatas… y ¡¡hasta calabazas!!, sí , lees bien, esta semana ¡¡tendremos un poco de calabaza!! Dile a todo el mundo que Alborinco es en un lugar de visita obligada, casi de interés cultural (no seguimos que si no nos cargamos a la abuela del principio jajaja).

Las mangas ya están preparando su salida de la finca de Isabel… a falta de unas semanitas para empezar a ser las estrellas del «mango»… Quienes las han conocido salivan al leer esto y quienes aún no las conocen ¡¡no pueden imaginar lo que les espera!!

Esta semana tendremos sandías. El precio se ha modificado con respecto al anterior porque esta semana puntualmente se lo hemos comprando a Hierba Huerto, mayorista de productos ecológicos, para ampliar la oferta mientras nuestro grupo de agricultores siguen con el cultivo que aún está en la tierra.
Son productos de Gran Canaria certificados pero los precios que ellos ponen son innegociables, ya que no son tratados en nuestras asambleas de temporada.

Esto se corregirá en cuanto tengamos nuestras propias sandías. Tampoco conocemos al productor ya que nos impiden su conocimiento por cuestiones de miedo a la competencia. Este punto es comprensible pero no es nuestra forma de entender el mercado.

Hemos tomado la decisión de abrirnos a productos que sean de temporada y no dispongan nuestro grupo de agricultores porque necesitamos la venta para seguir adelante, pero como buena noticia, los agricultores de Alborinco están muy decididos a organizarse y ya lo están haciendo de manera muy clara.

Gracias a tu constancia esto ha tomado un matiz importante con la planificación. Sólo falta esperar que los cultivos se den bien y lleguen a tu mesa porque en la tierra ya existen.

En Alborinco existe un enorme dilema que no sabemos cómo resolver del todo: Es el asunto de las bolsas de plástico. Por cuestiones de operatividad hay productos que precisan de un envoltorio plástico como por ejemplo la calabaza cortada, porque es húmeda.
Muchas personas tienen la costumbre de coger bolsas para todo porque piensan y sienten que las reciclan. Nos repiten mucho la frase de -yo las reciclo-. Este mensaje es una información que llega a la sociedad de manera errada. Reciclar es transformar. Eso las familias sólo lo hacemos con los alimentos cuando transformamos un puchero en una ropa vieja por ejemplo, pero no convertimos una bolsa de plástico en una silla, ¿a que no?
Lo que hacemos es reutilizar. Es decir, dar varios usos a un bolsa de plástico. Finalmente la bolsa acaba en la basura. Es muy fácil que una vez que va al contenedor la bolsa acabe jugando con el viento y este que es un cuico la traslade a los gigantes cardonales que embellece nuestro paisaje, dejando imágenes dantescas.
Otro lugar muy recurrente para las bolsas es el mar, ese gigante fluido que nos une al resto del planeta. Así, nos llegan noticias de ballenas muertas con más de cinco kilos de plástico en sus estómagos… Noticias que nos golpean y no nos dejan impasibles. Ayúdanos a no usar bolsas de plástico, por ti, por tu tierra y por tu mar. Si se te ocurre alguna solución realista para que en Alborinco no usemos ni una sola bolsa te agradeceremos que nos lo digas.

Tenemos que iniciar una nueva relación de pareja enamorada y cómplice con la naturaleza. Lo dice también Jaime Izquierdo, del que recomentedamos su lectura.
https://mail.google.com/mail/u/0/#search/agropolitano%40gmail.com/14d0ab401e347f2f?compose=14e536c240b0989e&projector=1

Puedes escuchar este delicioso programa que le han dedicado desde radio3 en el bosque habitado
https://www.rtve.es/alacarta/audios/el-bosque-habitado/

En Alborinco no paramos de inventar y reinventar para seguir aportando bienestar y felicidad desde todos los ámbitos posibles, sin perder de vista lo que más nos importa que nos es otra cosa que poner en práctica las relaciones humanas, la cercanía, la confianza, el sentido común, el buen hacer y el respeto a la naturaleza.
En breve queremos dar un salto y nos estamos planteando ampliar nuestra gama de productos. Nos encantaría saber qué echas de menos, qué te gustaría encontrar en Alborinco que no encuentras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *